14 de mayo de 2018

¿ESTÁN LAS EMPRESAS A LA ALTURA DEL TALENTO QUE SOLICITAN?

antesalarrhh

Las compañías quieren a los mejores, buscan el talento conjugando competencias, valores y destrezas, sin darse cuenta de que quizá ha llegado el momento en que no son ellas las que eligen sino las que son elegidas.

Aunque no estemos acostumbrados a ver ofertas como las de la viñeta, la selección natural existe y si no somos capaces de ser atractivos, no conseguiremos atraer las personas que mejor se adapten a nuestras necesidades.

Ahora son las propias organizaciones las que son valoradas por el talento, o dicho de otra forma, el candidato que está buscando un nuevo proyecto, еs el que  realiza un análisis de la inteligencia corporativa que ofrece la oferta.

La "guerra por el talento" comenzó ya hace algún tiempo, todos quieren tener en sus filas a las personas más competitivas, que aporten conocimientos, creatividad, competencias esenciales, pero pocas organizaciones se plantean que podríamos estar asistiendo a un cambio de paradigma en el que sea el propio candidato el que elija la inteligencia operativa, que valore  la empresa para la que quiere trabajar.

El concepto "inteligencia" abarca muchas cuestiones, y si hablamos de las empresas, son muchos los aspectos a desgranar para saber si una organización es inteligente por naturaleza. Hoy abordaremos ese tema y explicaremos que debería tener una compañía para ser elegida por el mejor talento.

La inteligencia, no consiste tanto en la cantidad de conocimientos poseídos, sino en la rapidez con la que se adquiere y se comprende la información, en el caso de las empresas se convierte en una "situación".

www.antesalarrhh.com

¿Cuales son los rasgos de las empresas inteligentes?

En primer lugar, aclarar que no estamos hablando en este caso de la tecnología vinculada a la inteligencia artificial aplicada en una organización, sino en algo mucho más intrínseco en la cultura y los valores de la empresa, la capacidad de adaptación, retroalimentación, transformación, flexibilización, innovación y creatividad entre otros.

Una empresa es un ser vivo que debe adaptarse al entorno, especialmente cambiante en momentos donde las TIC evolucionan a la velocidad de la luz, debe cambiar estrategias, marcar desafíos y proponer escenarios combinables con sus estructuras y sus objetivos reales.

Para conseguir el mejor talento, debemos seducir con nuestra mejor versión, hacer de la organización un entorno que entusiasme, motive, alimente, promocione, acompañe y desarrolle,

"No podemos pretender que nuestras personas sean optimistas en un entorno pesimista"

COMO ANALIZAR LOS ATRIBUTOS DE UNA EMPRESA INTELIGENTE

  • Empatía: Analizar el nivel de empatía que tiene la empresa, se hace necesario en un entorno donde la participación afectiva de las personas en la realidad productiva ha demostrado que generan entornos alejados de la competencia cruel y más cercanos a la colaboración. Una empresa empática comprenderá las necesidades de toda su organización y  promoverá que esta capacidad sea recíproca.
  • Curiosidad: El nivel de curiosidad de una empresa le hace por naturaleza estar a la cabeza de las tendencias, anticiparse a los nuevos negocios y garantizar así su supervivencia. Aporta la capacidad de analizar que hay formas distintas de hacer las cosas.
  • Sentido del humor: claro rasgo inequívoco de inteligencia, porque una empresa seria no tiene por qué ser sobria y excesivamente formal para ser respetada. Si los problemas se afrontan con cierto sentido del humor, suelen resultar menos tediosos y las personas aprenden a afrontarlos sin pensar en el fracaso, sino en la auténtica oportunidad de mejora.
  • Adaptación al cambio: adaptarse o morir nunca tuvo mayor significado, una empresa que sabe adaptarse a sus circunstancias debería saber inculcarlo a toda la organización, no teniendo cabida aquellos que se alejen de esta premisa y permanezcan estáticos a lo largo del tiempo.
  • Creatividad: Una cualidad que posee una fuerza increíble. Una organización debe diferenciarse, hacer cosas distintas a las que hacen sus competidores, y ello solamente es posible aplicando la creatividad. En entornos donde se deja vía libre a esta capacidad se consiguen resultados que aportan un considerable valor añadido.
  • Frescura: ¿A quien le gusta trabajar en un entorno rancio y antiguo?, las normas del juego han cambiado, la forma de vestir en las empresas, el color de las paredes o la música que se escucha, son indicativos de la frescura que desprende una organización. Los millenials agradecen especialmente entornos prácticos, modernos y cómodos a la hora de trabajar.
  • Honestidad: A nadie le gusta sentirse engañado, una empresa debe tener la honestidad impresa en su ADN, con directrices claras, concisas, sociales y responsables, que traslade en su entorno una forma de actuar alejada de la argucia desestabilizadora.
Las circunstancias han cambiado, la nueva hornada de profesionales tienen inquietudes muy diferentes, son exigentes, cambiantes, les encantan los retos y no se conforman con cualquier cosa. Las empresas conviven con distintos biotipos de trabajadores y deben ser capaces de absorber todas y cada una de las necesidades, tanto presentes como futuras para ser competitivos y mantenerse vivos.


¿Alguna vez te has plateado quien elige a quien?








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.