14 de diciembre de 2017

AGILE, EL NUEVO PARADIGMA DE ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO

Si no has oído hablar de esta filosofía de trabajo, en este post te explicamos como funciona, donde nació, como se aplica y los beneficios que conlleva su aplicación en las organizaciones.

La filosofía Agile, nace como una reacción a los métodos de organización del trabajo tradicionales, demasiado influenciados por el taylorismo, y que todavía aún hoy, están muy presentes en la actualidad, en muchos sectores y empresas.

"Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos", esta forma de pensar del escritor motivacional Zig Ziglar, fue el referente para los 17 especialistas en software, que en 2001 firmaron en Utah, (Estados Unidos), el denominado Manifiesto Agile.


Un documento que reflejaba los principios básicos (trabajo en equipo, colaboración y respuesta inmediata al cambio) que no han dejado de inspirar desde entonces, nuevos métodos y técnicas para el desarrollo de software y de muchos otros procedimientos.


Su utilización en la campaña de reelección del expresidente Obama en los comicios de 2012 en EEUU, cuyos resultados fueron más que satisfactorios, fue el punto de partida a su extensión en todos los ámbitos organizativos mundiales, y los procesos en constante adaptación y/o modificación para conseguir los mejores resultados, ha llevado a su generalización.

Si ya hablábamos en otro post de la HOLOCRACIA, un modelo de trabajo donde las organizaciones se tornan planas, carentes de jerarquía y con autonomía de trabajo, la Filosofía Agile, comparte muchas características, sobre todo la incisión en el empoderamiento de las personas a la hora de desarrollar los procesos, destacando el conocimiento y la cooperación.

Ya podemos hablar de empresas agiles como Google, Dropbox, Spotify, Facebook, Idealista, Infojobs o BBVA, que siguen un modelo con la mínima jerarquía, donde el poder de decisión está en las personas que hacen el trabajo, y que representan un referente de competitividad mundial.

No obstante, como toda nueva metodología, su aplicación no se muestra sencilla, ya que dependiendo del entorno en el que se quiera aplicar, puede resultar un cambio cultural importante, para el que no todos pueden estar preparados.

¿POR QUÉ LA FILOSOFÍA AGILE ES TAN ÚTIL EN ENTORNOS DE INCERTIDUMBRE?

Desde el inicio de un proyecto, las metodologías ágiles son también un método de gestión de riesgos, ya que se trabaja con objetivos en función de los resultados. Los equipos de trabajo están en constante retroalimentación, corrigiendo las desviaciones, identificando nuevos problemas, y aplicando mejores prácticas para obtener los mejores resultados.

La incertidumbre forma parte del sistema, que se entiende como algo natural que te llevará a nuevos métodos y procedimientos adaptados a las diferentes situaciones.

¿CUAL ES EL CAMINO HACIA LA FILOSOFÍA AGILE?

Expertos como Tiago Garcez, que ayudan a equipos y organizaciones a implantar la filosofía Agile, señala que el camino debe definirse desde el empirismo y la colaboración. El empirismo porque es lo único que asegura la mejora continua, y la colaboración porque es la mejor manera de lidiar con los problemas complejos a los que se enfrentan, sobre todo, los denominados trabajadores del conocimiento.

Entender el fracaso es la mejor oportunidad para aprender, hace que los equipos se sientan más libres a la hora de actuar.


Pero para ello, no solo necesitamos a personas con alto grado de colaboración, sino individuos capaces de formar auténticos equipos de alto rendimiento, altamente motivados, con marcado y rápido feedback y constante autocrítica, que sean capaces de mejorar el proceso en cada momento.


La filosofía Agile tiene como base el trabajo en equipo unido al espíritu de mejora continua.


¿QUE ES AGILE Y QUE PERSIGUE?

En las formas de trabajo tradicionales no se tiene en cuenta el factor humano, las personas son recursos y se valora la eficiencia por encima de todo.

Los métodos Agile se oponen al caos, aplicando disciplina en el proceso y centrándose en la calidad del trabajo.

Agile pone en valor a las personas, aquellas que aportan conocimientos a los equipos de trabajo, por lo tanto, elimina el concepto de "recurso humano" como tal.

El equipo piensa unido, creando sinergias de colaboración, que se complementan con la finalidad de que todo fluya de la forma más natural.

En los modelos clásicos, la jerarquía tiene en su poder la decisión, la dirección y el control de los procesos, limitando la interactuación de los individuos. En los entornos Agiles, las jerrarquías se diluyen. Los miembros del equipo están obligados a cooperar para lograr los objetivos, a tomar decisiones de manera conjunta. Los conflictos y las decisiones tomadas deben se productivas. En Agile, el objetivo es llegar a consensos que aporten más valor a los proyectos.

AGILE Y LAS PERSONAS

Las personas generan valor. Desde los departamentos de personas, debe incidirse en la creación de la cultura empresarial centrándose en el encaje de los propios individuos. El trabajo colaborativo es más libre en la toma de decisiones, pero también más responsable, lo que aporta una clara diferenciación.

Los miembros del equipo pasan de este modo a tener más libertad en la toma de decisiones, pero también son los responsables en un resultado final.

Los 4 pilares sobre los que se fundamenta este sistema son:
  1. Eliminación de jerarquías, el poder recae en las personas, las decisiones se toman de forma conjunta por el equipo.
  2. El trabajo se define con la creación de equipos de trabajo, promueve que los miembros sean individuos capacitados, motivados y con aptitudes para el trabajo en equipo.
  3. Las personas son las que generan valor. Por eso, su motivación y sus emociones son determinantes. El departamento de RRHH debe acoplar a sus empleados al engranaje de la empresa y viceversa.
  4. El objetivo es que la gestión de los conflictos genere nuevas oportunidades y aporten más valor. Las discusiones se utilizan para escuchar opiniones nuevas y extraer conclusiones productivas. El entorno colaborativo debe producir beneficios diferenciales.
El trabajo en equipo, la mejora continua y la adaptación rápida y eficaz al cambio son la base de esta filosofía innovadora. Agile está llegando poco a poco a todos los ámbitos económicos y su aplicación a la gestión de personas supone un cambio de paradigma.


OTROS MÉTODOS ADEMÁS DE AGILE

Si bien este método, nació en EEUU, en España, se han desarrollado también modelos de trabajo muy vinculados a esta forma de cooperación, como lo demuestra el modelo de negocio NER (Nuevo estilo de relaciones), desarrollado por el vasco Koldo Saratxaga, y que se estudia en medio mundo en las escuelas de negocios.

El modelo Ner se aleja del modelo de dirección tradicional, donde la jerarquía marca lo que se debe hacer, Saratxaga entiende que este modelo alejado del conocimiento interpersonal, provoca disfunciones entre los propietarios, los ejecutivos y los trabajadores. Su modelo Ner basado fundamentalmente en las personas, comparte de Agile lo más importante, la cooperación para lograr los objetivos.

"Si respetamos la diversidad y ofrecemos la oportunidad de aprender, las personas crecen en conocimiento y aportan más a su entorno". Koldo Saratxaga

La ética es, para Saratxaga, la base de su idea de la empresa, pero lamenta que hoy en día motivado por siglos de malos ejemplos de personajes relevantes, seamos una sociedad que no tiene interiorizada la ética como el respeto natural a su entorno, ni como una respuesta a su conciencia. 

Quizá sea este el motivo por el que se torna más difícil virar hacia su nuevo estilo de relaciones NER.
donde la transparencia, la libertad, la confianza, las decisiones conjuntas y el reparto de la cosecha son el alimento diario, unido a una organización horizontal donde hasta el poder debe ser compartido.

Por tanto, ambos métodos comparten el trabajo en equipo, la mejora continua, la cooperación, la adaptación rápida y eficaz al cambio, como base de estilo de trabajo innovador.

APLICACIÓN DE AGILE EN RECRUITING

Su instalación en este área, está dando excelentes resultados en aquellas empresas que lo aplican. 
Los 4 pilares básicos del Agile en reclutamiento:
  • Los individuos y su interacción están por encima de los procesos y las herramientas.
  • Procesos de contratación rápidos, frente a la documentación exhaustiva del proceso.
  • Colaboración directa con el cliente, por encima e la negociación contractual.
  • La respuesta al cambio es mucho más importante que seguir un determinado plan.
El objetivo final de esta metodología es aprender durante el proceso de reclutamiento e ir implementando mejoras que nos ayuden a ser más productivos y ágiles.

VENTAJAS DE LA APLICACIÓN AGILE
  • La experiencia en los proyectos es la base de la detección de fallos y la corrección de los mismos
  • Comunicación continuada y adaptación rápida
  • Mejores resultados minimizando el error
  • Mayor cohexión en los equipos 
  • Comparte conocimientos y asume responsabilidades
  • Elimina burocracia y se centra en lo importante
Si estás pensando en aplicar Agile en tu organización, lo prioritario es analizar la metodología desde el punto de vista de tus necesidades, ya que existen diferentes técnicas para ponerlo en marcha, las más conocidas son Scrum y Kanban.

Scrum: en esta metodología, el equipo se divide en pequeños grupos que funcionan de forma autónoma y se organiza el trabajo en una lista de tareas concretas. Se trabaja por sprints o iteraciones cortas, que suelen durar alrededor de una semana, a su finalización se analizan los resultados para buscar mejoras y se comienza de nuevo.


Kanban: organiza el flujo de trabajo de forma visual en una pizarra que lleva el mismo nombre, donde están reflejadas cada una de las tareas. Cualquier miembro puede observar en todo momento el estado del procedimiento concreto. Es un sistema menos estructurado que Scrum, pero también mide el tiempo de las iteraciones.

Por supuesto, las dos metodologias tienen sus ventajas, pudiendo existir la posibilidad de combinarlas para crear nuestro propio proceso. Encontrar la mejor conexión que abarque todas las necesidades y preparar un plan de actuación podría ser la mejor forma de empezar.

Involucrar a todos los miembros del departamento es vital para su buen funcionamiento, ya que se trata de una forma muy organizada de trabajar, donde se ahorra tiempo y se optimiza esfuerzos.

Una vez puesto en marcha, centrarse en la mejora de los procesos de forma continuada debe ser condición indispensable, eliminar las acciones que no respondan al resultado buscado, y alimentar el entendimiento del equipo.

Una vez migrado al sistema de trabajo Agile, nadie vuelve a otros sistemas anteriores, lo que demuestra realmente su eficacia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.