19 de septiembre de 2017

EMPLOYER BRANDING, DEJA QUE LOS CANDIDATOS SE ACERQUEN A TI

Deja de buscar talento, convierte tu empresa en un lugar atractivo y el talento vendrá a ti.

Imaginemos que montamos una tienda con un escaparate espectacular, con elementos novedosos que impriman un valor especial al local, que levante la curiosidad de los posibles compradores, y no dejen pasar la oportunidad de entrar, en definitiva, que logremos crear la necesidad de comprar en ella.

Esto es lo que propone en el mundo de la empresa el Employer Branding. Un concepto del que ya mucho se oye hablar en el mundo de los RRHH y que poco a poco, va calando en todo tipo de empresas, no solamente las más grandes.

La importancia que tiene en las compañías, a todos los niveles, compensa sobradamente, que cualquier empresa se tome muy en serio su aplicación en mayor o menor medida.

Concepto nacido en EEUU ya en la década de los 60, no es hasta los 80 cuando comienza a conocerse, y serán las grandes multinacionales las encargadas de extenderlo. Pero es a partir del año 2000 cuando se aprecia como el motor de repercusión y publicidad positiva que es, y se percibe como un nuevo paradigma en el funcionamiento de la oferta/demanda, promoviendo al  mismo tiempo, la motivación y el entusiasmo de forma interna.

Y la tecnología vuelve a imponer sus códigos en su desarrollo. Hoy todo es tecnológico, hasta nuestra reputación. La imagen, la competitividad, los valores y la cultura se dejan ver en las RRSS, y aqui es donde realmente tiene repercusión el employer branding.

Para poder definir este concepto diremos que el Employer branding es aquella estrategia que combina el marketing con las personas, con el objetivo de que la empresa consiga un posicionamiento como marca en el mercado, con la intención de atraer a los mejores profesionales y que los que ya trabajan con nosotros se sientan orgullosos y comprometidos de formar parte de nuestro equipo.

Por tanto, este concepto da un vuelco a los procesos de selección entendidos hasta este momento. No se trata de que la empresa busque al mejor candidato, sino que la propia compañía sea la que atraiga al mejor talento y éste, sea el que elija al mejor empleador.

Los empleadores deben ser conscientes de que, si quieren permanecer vivos en un futuro tan cambiante, necesitan entender las nuevas reglas del juego, conocer las inquietudes de la "generación Z" los nacidos entre 1995 y 2015, que tienen a su alcance el nivel de información más grande de la historia, y que convierte a las empresas en al diana perfecta para su análisis, con un especial pensamiento crítico, forjado a través de la huella digital que las organizaciones van imprimiendo en la red.

La nueva generación dejarán de ser trabajadores para convertirse en colaboradores, exigentes con el entorno, buscarán proyectos innovadores, que les aporten prestigio, o supongan un reto personal, al mismo tiempo que puedan disfrutar de su tiempo de ocio con mayor libertad.

Sólo aquellas compañías que sepan entender el nuevo escenario, lograran atraer al mejor talento, los mejores recursos humanos para conseguir la mayor competitividad

¿COMO EMPEZAR LA CARRERA DEL EMPLOYER BRANDING?

Lo primero que deberíamos plantearnos es ver al candidato como si de un cliente se tratase. Responder a las preguntas de ¿Que quiero atraer? ¿Que imagen deseo dar? ¿Que políticas tendré que instalar para conseguirlo?.

A partir de ahí, la marca de empresa ha de trabajarse en 360º, desde las instalaciones de que disponga como centro de trabajo, hasta la repercusión mediática que producirá mediante las nuevas tecnologías.

Aunque una empresa no se haya planteado siquiera marcar el inicio en la carrera hacia el employer branding, ya está en ella sin quererlo en el mundo virtual.

Solo debemos introducir una razón social o nombre comercial en un buscador de Internet, ¿Que resultados obtengo?. Si aparece en múltiples posiciones nos aportará mucha y diversa información sobre ella, su importancia en el sector que opere, sus eventos, su representación, sus marcas, sus valores, etc, y si por el contrario no aparece en las búsquedas, también recibimos información muy valiosa al respecto, como que no está muy familiarizada con la tecnología, que quizás su cultura tienda a ser tradicional, poco abierta al exterior o de escasa repercusión social.

Es obvio, que las grandes compañías disponen de mayores posibilidades a hora de llevar a cabo una política de employer branding, no solo cuentan con un capital considerable para invertir, sino también con un mayor número de personas que pueden implicarse en el proyecto; no obstante, poner en marcha este tipo de iniciativas no debería ser siempre entendido como sinónimo de grandes inversiones, ya que todos tenemos acceso a la red, y con creatividad, entusiasmo y grandes dosis de propósito, cualquier pyme puede asociar su marca a la idea de ser un lugar atractivo e interesante para trabajar.

Herramientas como el storytelling resultan muy interesantes para ello, exponer en las redes los logros, los nuevos proyectos, la participación en eventos, poseer un blog con novedades de productos o servicios, no es muy costoso y la marca empresa se fortalece enormemente.


En definitiva, la idea es crear lugares de trabajo atractivos, espacios más abiertos, interconectados, socialmente responsables, con espacios de reflexión y relajación, teniendo en cuenta el salario emocional como valor añadido vinculado a la marca empresa. Un espacio de trabajo que el mejor talento quiera consumir. Cuanto más atractivo sea, mayor repercusión recibirá por parte de los mejores embajadores de la empresa, sus recursos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.